La educación en valores. Los temas transversales

 

 

Contenido: 

 

Cómo abordar la unidad didáctica

         Instrucciones para el estudio de la presente unidad didáctica

Objetivos

1. INTRODUCCIÓN

2. RASGOS QUE DEFINEN A LOS TEMAS TRANSVERSALES

3. LOS TEMAS O EJES TRANSVERSALES

         3.1. Educación moral y cívica.

         3.2. Educación para la Paz.

         3.3. Educaión para la igualdad de oportunidades de ambos sexos.

         3.4 Educación ambiental.

         3.5 Educación para la salud, educación sexual y educación vial.

         3.6 Educación del consumidor.

4. LOS TEMAS TRANSVERSALES Y LA PROGRAMACIÓN DE AULA.

5. CONCLUSIÓN.

Bibliografía

 

 

 

Con la presente unidad didáctica se pretende que conozcas la importancia de la institución escolar como transmisora de los valores con los que se identifica la sociedad en la que la escuela se inserta.

 

Comprobarás que la transmisión de valores en la escuela se realiza a través de contenidos de las áreas del currículo, y a través de los denominados temas transversales.

 

Dada la relevancia de los temas transversales, debes adquirir conciencia de la importancia de programarlos como el resto de las actividades del centro.

 

Al estudiar la unidad didáctica comprenderás que los temas transversales no sólo deben impregnar las áreas curriculares, sino todos los ámbitos de decisión del centro, e implicar a todos los agentes comprometidos con los procesos educativos.

 

A lo largo del tema se van planteando una serie de ejercicios. Es necesario que los realices para comprobar que vas asimilando los conceptos.

 

Con el mismo fin de comprobar la asimilación de conceptos, se han incorporado al final del tema unas actividades de autoevaluación que debes realizar.

 

 

 

Instrucciones para el estudio de la presente unidad didáctica

 

 

Dada la relevancia del contenido del tema, es necesario que lo estudies con atención para comprender la importancia de la escuela en la transmisión de valores.

 

Los temas transversales presentan una serie de rasgos comunes a todos ellos. Presta particular atención a estos rasgos.

 

Haz un esfuerzo por comprender las características específicas de cada uno de los temas transversales. No todos tienen la misma relevancia en todos los entornos ni en todos los centros.

 

Comprobarás con el estudio de esta unidad que los contenidos a que se refieren los distintos temas transversales están presentes en el currículo de las distintas etapas, y que, por prescripción legal, han de estar presentes en el proyecto educativo del centro, en los proyectos curriculares de las etapas y en las programaciones de aula.

 

Para mejor comprensión de la unidad, es necesario que prestes atención a las sugerencias que te hacemos y realices las actividades que se proponen, así como las actividades de autoevaluación.

 

 

 

 

Si realizas el trabajo siguiendo las instrucciones que te hemos indicado, y que reforzaremos en algunos momentos, con el estudio de la presente Unidad Didáctica deberás ser capaz de conseguir los OBJETIVOS que te proponemos.

 

 

 

Adquirir conciencia del compromiso de la escuela en la transmisión de los valores con los que se identifica la sociedad en la que la escuela se inserta.

 

Comprender los rasgos comunes a los distintos temas transversales.

 

Conocer las finalidades y características de los distintos temas transversales.

 

Identificar elementos de los temas transversales en los elementos del currículo de educación infantil y primaria.

 

Comprender la importancia de la presencia de los temas transversales en el proyecto educativo de centro, partiendo del análisis de la realidad del entorno en que se ubica el centro.

 

Adquirir conciencia de la necesidad de que los temas transversales impregnen con su presencia el proyecto curricular de cada una de las etapas que se impartan en el centro.

 

Aprender a incluir en las unidades didácticas elementos de los temas transversales que mayor relación tengan con los objetivos y contenidos de la unidad.

 

Adquirir conciencia de la importancia de proponer actividades complementarias y extraescolares que sensibilicen a los distintos sectores de la comunidad educativa en relación con valores relacionados con los temas transversales. 

 

 

1. INTRODUCCIÓN

 

La educación escolar, fundamentalmente en su etapa obligatoria, tiene la finalidad básica de contribuir a desarrollar en los alumnos y alumnas aquellas capacidades que se consideran necesarias para desenvolverse como ciudadanos con plenos derechos y deberes en la sociedad en la que viven.

 

Estas capacidades tienen, desde luego, que ver con los conocimientos de las diversas disciplinas que conforman el saber en nuestros días, pero no se agotan en ellos. Hay ciertas cuestiones de una gran trascendencia en la época actual sobre las cuales nuestra sociedad reclama una atención prioritaria. Son cuestiones en las que se repara fácilmente cuando se analizan los grandes conflictos del mundo actual y los retos irrenunciables que su resolución plantea: la violencia, la escasa presencia de valores éticos básicos, las discriminaciones y desigualdades, el consumismo y el despilfarro frente al hambre del mundo, la degredación del medio ambiente, los hábitos de vida que atentan contra una existencia saludable...

 

La educación debe posibilitar que los alumnos y las alumnas lleguen a entender estos problemas cruciales y a elaborar un juicio crítico respecto a ellos, siendo capaces de adoptar actitudes y comportamientos basados en valores racional y libremente asumidos. Esta reflexión es la que ha llevado al MEC a introducir en los Decretos de Curriculo de la Educación Infantil, Primaria y Secundaria obligatoria un tipo de enseñanzas que responden a estos problemas sociales y que, por su presencia en el conjunto de las áreas curriculares, se han denominado temas transversales. Bajo este concepto se han agrupado la Educación moral y cívica, Educación para la paz, Educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos, Educación para la salud, Educación sexual, Educación ambiental, Educación del consumidor y Educación vial.

 

Los temas transversales que hemos enumerado tienen características diferenciadas, pero también tienen una serie de rasgos comunes. En el siguiente epígrafe se describen estos rasgos comunes. Reflexiona con atención sobre cada uno de los rasgos, ya que en conjunto recogen las características generales de los valores que la escuela debe transmitir.

 

 

 

2. RASGOS QUE DEFINEN A LOS TEMAS TRANSVERSALES

 

El documento “Temas transversales” de los materiales curriculares editados por el MEC en 1992 –conocidos coloquialmente como cajas rojas-, recoge algunos de los rasgos que definen a los contenidos de tipo transversal. El documento señala que aquello que en mayor medida caracteriza la dimensión curricular de los mismos es su intención de  establecer un modelo de persona desde una concepción profundamente humanista. En efecto, la incorporación de los problemas sociales antes mencionados, a través de los temas transversales, supone en la práctica la asunción por parte del sistema educativo de una función ético – moral de la educación que complementa la científica. No hacen, en este sentido, sino recoger los valores reflejados en la Constitución y que, a su vez, se han recogido en la LOGSE.

 

En muchas ocasiones , pues, los temas transversales vienen determinados por situaciones socialmente problemáticas sobre las cuales se ha venido tomando conciencia hasta llegar a convertirse en ámbitos prioritarios de preocupación social.

Los temas transversales se refieren al para qué de la educación. No sólo señalan aquellos contenidos educativos que se consideran necesarios, sino que hablan fundamentalmente del sentido y de la intención que a través de esos aprendizajes quiere conseguirse.

 

Contribuyen al desarrollo integral de la persona. La formación en cualquiera de estas enseñanzas supone atender no sólo a las capacidades intelectuales de los alumnos y alumnas, sino también, y fundamentalmente, a sus capacidades afectivas, motrices, de relación interpersonal y de inserción y actuación social.

 

Las enseñanzas transversales deben ayudar a definir las señas de identidad de un centro en función de su personal visión de la tarea educativa.

 

Los temas transversales requieren para su desarrollo una colaboración con el medio y, por tanto, mantener, en mayor medida que el resto de aprendizajes, una relación de la escuela con el entorno.

 

Finalmente, es propio de estos temas, como su nombre indica, estar presentes en el conjunto del proceso educativo. Este carácter transversal se refiere a diferentes aspectos. En primer lugar, la mayor parte de los temas transversales abarcan contenidos de varias disciplinas. Por otra parte, son transversales en tanto en cuanto no pueden plantearse como programas paralelos al resto del desarrollo del currículo, y ello requiere que sean asumidas por el conjunto de los enseñantes y que estén presentes en gran parte de los contenidos escolares. Por último, son transversales porque trascienden el estrito marco curricular y deben impregnar la totalidad de las actividades del centro.

 

Los Temas transverales están, por definición, abiertos a incorporar nuevas enseñanzas. La evolución de la sociedad obliga a estar permanentemente atentos a los problemas sociales que pueden exigir, en un momento dado, la intervención de la institución escolar. Si el conjunto del currículo debe ser revisado con una cierta periodicidad por parte de la administración, los temas transversales, por su carácter dinámico, necesitan más claramente esta revisión.

 

Una vez identificados los ragos definitorios cabe preguntarnos ¿qué temas se consideran trnsversales?, ¿ porqué estos y no otros?, ¿Cómo se integran en el currículo y en la dinámica del centro?

 

Sintetizamos en un mapa conceptual los rasgos de los temas transversales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Te proponemos un sencillo ejercicio. Con el mapa conceptual delante intenta desarrollar cada uno de los rasgos de los temas transversales. Intenta además incorporar aportaciones personales.

 

 

3. LOS TEMAS O EJES TRANSVERSALES

 

Los temas transversales se pueden definir como el conjunto de aspectos que han alcanzado una gran relevancia en el desarrollo social durante los últimos años, en relación con los valores morales, la paz, la igualdad de oportunidades entre personas de ambos sexos, la salud, el medio ambiente, el consumo y la seguridad vial.

 

De esta forma, tanto en Educación infantil como en Educación Primaria, la actuación del profesor y la relación que se establece entre él y el alumno reviste una gran relevancia; por ello, los principios en los que se fundamentan los temas transversales deben inspirar toda la actividad docente y, del mismo modo, deben ser trabajados conjuntamente con las familias para que los niños y niñas no vivan actuaciones contradictorias entre el ámbito escolar y familiar.

 

A modo de resumen, podríamos decir, que los Temas Transversales dan respuesta a la propia Constitución, a las demandas sociales producidas por ciertos desequilibrios existentes en nuestra sociedad y a una necesidad de un marco ético y una educación en valores en el que se eduque a los ciudadanos y ciudadanas del futuro en su proceso de socialización de una forma responsable y constructiva. Para que esta labor sea eficaz, los Temas Transversales son prescriptivos y no aparecen en el currículum como disciplinas separadas sino impregnando toda la labor educativa, en la que todo el profesorado de todos los niveles y etapas educativas está involucrado.

 

Llegados a este punto, podemos analizar los aspectos más significativos de cada uno de los temas transversales.

 

 

3.1. LA EDUCACIÓN MORAL Y CÍVICA

 

La Educación moral y cívica es sin duda el eje y el paradigma referencial en torno al cual se articulan el resto de los temas transversales, ya que sus dos dimensiones engloban el conjunto de los ragos básicos del modelo de persona al que se ha aludido anteriormente. La dimensión moral promueve el juicio o postura ética, conscientemente asumida y acorde con unos valores democráticos, solidarios y participativos, y la cívica sobre estos mismos valores en el ámbito de la vida ciudadana.

 

Las finalidades de la Educación moral y cívica, recogidas en el documento correspondiente de los Materiales para la Reforma (Cajas rojas), constituyen los pilares del resto de los temas transversales y apuntan hacia el tipo de persona que se pretende formar. Dichas finalidades son:

 

Detectar y criticar los aspectos injustos de la realidad cotidiana y de las normas sociales vigentes.

Construir formas de vida más justas tanto en los ámbitos interpersonales como en los colectivos.

Elaborar autónoma, racional y dialógicamente principios generales de valor que ayuden en enjuiciar críticamente la realidad.

Conseguir que los jóvenes hagan suyo aquel tipo de comportamiento coherente con los principios y normas que personalmente hayan construido.

Lograr que adquieran también aquellas normas que la sociedad, de modo democrático y buscando la justicia y el bienestar colectivo, se ha dado.

 

Los objetivos y contenidos de la Educación moral y cívica se dirigen, pues, a fomentar actitudes de respeto hacia todas las personas sea cual sea su condición social, sexual, racial o sus creencias, la solidaridad con los colectivos discriminados, y, en fin, de valoración del pluralismo y la diversidad. Favorecen asimismo el respeto hacia el propio cuerpo, promoviendo la salud en sus dimensiones biológica, psicológica y social e impulsan a la conservación del medio. Fomentan el rechazo hacia todo tipo de injusticias sociales, hacia el consumismo abusivo y favorecen las relaciones de convivencia, de comunicación y diálogo.

 

 

3.2 LA EDUCACIÓN PARA LA PAZ                    

 

Se centra en los valores de solidaridad, tolerancia, respeto a la diversidad, y capacidad de diálogo y de participación social. Se basa asimismo en el desarrollo de la autonomía y la autoafirmación tanto individual como colectiva.

 

A través de estos aprendizajes se pretende que los alumnos y las alumnas comprendan que el concepto de paz no es meramente la ausencia de guerra, sino que se opone al concepto de violencia  La guerra es un tipo extremo de violencia organizada, pero no es la única; a veces la violencia estructural, la injusticia social, es mucho más destructiva que la violencia directa.

 

Por otra parte, se trata de ayudar a que los alumnos tomen conciencia de que el conflicto no es necesariamente un hecho negativo, sino que, por el contrario, es un proceso natural y consustancial a la existencia humana que, bien encauzado, ayuda a clarificar intereses y  valores, convirtiéndose entonces en un proceso creativo.

 

Dentro de la Educación para la paz hay varios componentes: la Educación para la comprensión internacional, para los derechos humanos, para el desarme, la Educación mundialista y multicultural, la Educación para el conflicto y la Educación para el desarrollo.

 

 

3.3. LA EDUCACIÓN PARA LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES DE AMBOS SEXOS

 

La vigencia social de modelos diferentes para las mujeres y los hombres requiere actuaciones específicas en la educación que contrarresten la desigualdad y el desequilibrio que aún perviven en nuestra cultura. Sin ninguna duda, uno de los retos principales de la sociedad actual es convertir en realidad la igualdad de oportunidades de ambos sexos, que, aunque en el discurso teórico nadie cuestiona, está lejos de haberse alcanzado en la práctica. Para ello, la educación escolar debe contribuir a que los alumnos y las alumnas sean capaces de identificar situaciones en las que se produce este tipo de discriminación por el género, de analizar sus causas y de actuar ellos mismos a su vez de acuerdo con estos valores igualitarios.

 

En la Educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos se pretende, en definitiva, que las mujeres dejen de estar en los márgenes y pasen a ocupar el centro en igualdad de condiciones con los hombres. Esto supone un cambio que se producirá en la medida en que todas las personas sean educadas para ello.

 

 

3.4. LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

 

Otro de los problemas con los que se enfrenta en este momento la Humanidad es, como se ha señalado más arriba, la degradación que ha venido y viene sufriendo el medio, consecuencia de un desajuste creciente entre el sistema social o Sociesfera y la Biosfera, que es donde más claramente se manifiestan los impactos. La anterior relación justifica también la ampliación del concepto de medio ambiente, que se concibe como algo más que la mera realidad física y natural, extendiéndose fundamentalmente a las actividades humanas y su repercusión sobre la Naturaleza. Esta nueva dimensión del concepto de medio resulta esencial y está en la base de la Educación ambiental.

 

La Educación ambiental pretende que los alumnos y las lumnas entiendan el medio en toda su complejidad de manera que puedan identificar y analizar problemas ambientales. Pero no sólo se trata de desarrollar estas capacidades de tipo intelectual, sino que es fundamental contribuir también a que el alumnado desarrolle ciertas actitudes relacionadas con la valoración y el interés por el medio ambiente y la participación activa en su conservación y mejora.

 

 

3.5. LA EDUCACIÓN PARA LA SALUD, LA EDUCACIÓN SEXUAL Y LA EDUCACIÓN VIAL

 

La Educación para la salud se plantea como todas aquellas actuaciones encaminadas a favorecer en las persona una manera de pensar, de sentir y de comportarse que desarrolle al máximo su capacidad de vivir – individual y colectivamente- en equilibrio con su entorno físico, biológico y sociocultural.

 

         En un sentido amplio, se considera que la Educación para la salud es una educación para la vida de los individuos y de los grupos humanos. Es el aprendizaje de las formas que permitan hacer más positivas las relaciones con todo aquello que se encuentra en el entorno, así como de las maneras en que se puede mejorar el funcionamiento del propio organismo.

 

La Educación sexual, como parte de este concepto de salud, es parte integrante de este tema transversal. La Educación sexual se concibe en un sentido amplio, no sólo como información sobre los aspectos biológicos, sino también como información, orientación y educación sobre los aspectos afectivos, emocionales y sociales, todo ello con la finalidad de  que los alumnos y las alumnas lleguen a conocer y apreciar los papeles sexuales femeninos y masculinos, y el ejercicio de la sexualidad como actividad de plena comunicación entre las personas.

 

La Educación para la salud, y la Educación sexual como parte de ella, pretenden capacitar a los alumnos para adquirir las pautas de comportamiento que conduzcan al bienestar físico y mental. Su finalidad es favorecer hábitos y costumbres sanos y conseguir que los alumnos valoren la salud como uno de los aspectos básicos de la calidad de vida.

 

La Educación vial se puede entender igualmente como un aspecto de la Educación para la salud que, dadas las negativas consecuencias de una deficiente formación al respecto puede llegar a producir, se ha considerado conveniente estructurar como tema transversal independiente, con el fin de destacar más su importancia. En último término, la Educación vial contribuye a promover la autoestima y el cuidado del propio cuerpo desde la responsabilidad para prevenir accidentes tanto propios como ajenos, lo cual la sitúa claramente dentro del sentido general de la Educación para la salud.

 

3.6. LA EDUCACIÓN DEL CONSUMIDOR

 

La Educación del consumidor se dirige a desarrollar en el alumnado capacidades relativas a la comprensión de su propia condición de consumidor, de sus derechos y deberes y del funcionamiento de la propia sociedad de consumo. Asimismo, favorece la resolución de problemas relacionados con el consumo y la autonomía de actuación y de criterio.

 

La Educación del consumidor, al igual que el resto de los temas transversales, se sustenta en una serie de valores: la responsabilidad como consumidor, la solidaridad hacia el resto de los consumidores, el respeto hacia las normas que rigen la convivencia de los consumidores y el rechazo del consumismo.  Además de su vinculación con la Educación moral y cívica, por los valores en que se fundamenta, la Educación del consumidor guarda una estrecha relación con la Educación para la salud y la Educación ambiental, de tal manera que alguno de sus contenidos se recogen igualmente en los otros dos temas transversales.

 

Por otra parte, un apartado sumamente importante que debe abordar la Educación del consumidor es el de los medios de comunicación de masas. Resulta imprescindible dotar al alumnado de unos conocimientos básicos que le permitan afrontar con actitud crítica y selectiva tan amplia oferta, presentada a través de la publicidad y las campañas de marketing como algo de gran atractivo. Hacer de ellos y de ellas receptores críticos y activos, y, por tanto, consumidores selectivos de los productos que presentan los medios de comunicación, supone enseñarles, entre otras muchas cosas, a descodificar y codificar correctamente mensajes periodísticos y publicitarios, a descifrar los nuevos códigos audiovisuales y a utilizar los nuevos medios técnicos.

 

Ahora cabe preguntarse, ¿cómo se han planteado e introducido estos temas transversales en el currículo?, ¿Cómo se integran en los proyectos educativos de los centros y en los proyectos currículares de las distintas etapas?, ¿de qué manera se integran en las programaciones de aula?

 

 

Antes de pasar al epígrafe siguiente, reflexiona un poco sobre los temas transversales, y señala tres características de cada uno de ellos.

Es conveniente tener claras las ideas sobre cada tema transversal antes de proseguir ya que en los siguientes epígrafes relacionaremos estos temas con  el currículo oficial, y con los proyectos educativo y curricular.

 

 

 

 

 

 

 

4. LOS TEMAS TRANSVERSALES Y LA PROGRAMACIÓN DE AULA.

 

La Programación de aula es un conjunto de unidades didácticas ordenadas y secuenciadas en virtud de las áreas curriculares de cada ciclo educativo. Cada unidad didáctica supone, a su vez, la articulación de actividades en torno a los objetivos didácticos que precisan el tipo y grado de aprendizajes sobre unos contenidos concretos y la previsión de los recursos y estrategias para su realización.

 

Los temas transversales pueden estar presentes en la programación con distinto grado de implicación, como puede ser:

 

Unidad didáctica, articulada en torno a un tema de carácter más general en el que se destacan aspectos transversales, tales como contenidos relativos a la Educación del Consumidor y a la Educación para la Igualdad de Oportunidades de ambos sexos, pues la unidad didáctica se centra en el consumo, uso y mantenimiento de juguetes y juegos, haciendo referencia a la problemática del consumismo desenfrenado por la influencia de la publicidad y el marketing, así como a la adquisición de juguetes que transmiten roles estereotipados hacia el sexo masculino o femenino.

 

Unidad didáctica que se articula en torno a algún contenido transversal, como puede ser la reflexión sobre la prevención de enfermedades y la creación de estilos de vida saludables en el ámbito diario, analizando la salubridad del entorno físico y afectivo (casa, escuela, calle)

 

Programar un área tomando como eje vertebrador un tema transversal, como puede ser, organizar los contenidos del área del Medio físico y social para la etapa de Educación Infantil y del Conocimiento del medio natural, social y cultural para la Educación Primaria, tomando como eje vertebrador el tema transversal de la Educación Ambiental y teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

 

Conceptos ambientales más relevantes.

Acciones que los niños pueden desarrollar en el medio escolar, en relación con el medio ambiente.

Los contenidos del currículo en cada una de las etapas educativas.

 

En definitiva, de una forma u otra, todos estos esquemas de trabajo permiten conjugar el desarrollo de los contenidos curriculares de cada una de las áreas de la etapa educativa a la que se refiera con los Temas Transversales, o contenidos transversales, para contribuir a la educación integral de los alumnos y alumnas.

 

 

5. CONCLUSIÓN

 

En definitiva, y a modo de conclusión, podemos afirmar que los temas transversales constituyen el centro de las actuales preocupaciones sociales y que deben estar presentes en todos los procesos de decisión del centro e impregnar las áreas curriculares. Deben, por tanto, programarse como el resto de actividades del centro e implicar a todos los agentes comprometidos cpn los procesos educativos. Adquieren así el valor de instrumentos necesarios para la consecución de las necesidades educativas, tanto para el profesor como para el alumno en las etapas de educación infantil y primaria.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Cajas Rojas: Temas Transversales. M.E.C. Madrid, 1992.

Cajas Rojas: Temas Transversales y Desarrollo Curricular. M.E.C. Madrid, 1993.

YUS RAMOS, RAFAEL: Temas transversales: Hacia una nueva escuela. Editorial Grao. .Barcelona. 1996.

BUSQUETS, Mª DOLORES Y OTROS: Los temas transversales.Editorial Santillana, S.A. Madrid. 1994.

ZARAGOZA LORCA, ANTONIO Y OTROS: Educación en valores. Temas transversales. Dirección Provincial del M.E.C. Murcia. 1996.